lunes, 31 de enero de 2011

Soy el que soy…Aunque te duela, reconocerlo.

Soy el que soy…Aunque te duela, reconocerlo.
El caminante me hago llamar, tras un nombre de todos conocidos, sí el mismo, sin tapujos, mas que algunos se empeñen en no reconocer sus errores. Yo, los cometo, los afronto y enfrento las consecuencias.
En derroteros, dejando correr mi vista sobre tu piel, sobre tus errores, los que guardas en papel de celofán, entre luces de ornamentos, logros apropiados, lagunas sembradas de nenúfares, de otro estanque, robados. Tú, eres el que miente.
Luces, no, no te gustan. Emplazas cortes como cercano de pirámides, sin comprender que el tiempo de faraones terminó. 
Aún camello quizás logres ser, porteador de males mayores, porque tu chepa preñada de inmundicias tienes, y lo sabes, que es peor, es lo que te atormenta, pena me das.
Difícil tienes la vuelta atrás, te lanzaste en bicicleta, cuesta abajo, sin frenos. Si dejas de pedalear se desboca, cuan galope tendencioso, tu caballo a rayas descontrolado, se te escapa.
Me pregunto, que buena debe de, la plata, servir de protector estomacal, pues si no, no se explica que no tengas úlceras con la mala leche que has de tener para digerir las carretas llenas de aspavientos que tomas cada mañana, al verte reflejado en el bruñido metal de tu báculo, pastor de borregos te ves. Máximo logro al que podrás optar mientras no encuentres la forma de reconocerte y hacerte Persona. Te miras y hueles tu fetidez.
Crees seguir vivo, mas caminas tras nieve derretida, y comprendes que tu penar es morir en vida. En cambio tendrás adoradores del vellocino, a tu rededor a miles, sedientos de las migajas que les das como palomitas que giran y giran en círculos infinitos tras un escopetazo que les indica una nueva carrera, suerte maestro y te cojan confesado.
Entre tanto yo seguiré caminando y disfrutando de la compañía de mi sombra, maravillosa fiel compañera. Y observándote, no lo olvides. Aplaudiré tu desplome.

viernes, 28 de enero de 2011

Vuelves…? Nunca te fuiste, Lo sé.

Vuelves…? Nunca te fuiste, Lo sé.
Los juncos vadeados por la brisa marina, junto a aquel mar. Síntomas inequívocos de la belleza del amanecer. Pliegan sus inhiestos cuerpos cual flexible pleitesía, se postran a tu llegada, órdenes mías son. Ante ti, siempre. El que nunca se fue.
Carreras y bares, letras y chinas, amores y odios, trenes y triciclos, barcos y discoverys, explotan en el cielo, arrogantes sin comprender tu ausencia, reclaman al ignominioso enfrentamiento del Sí, pues hemos de surcar mares, galeones y miles de trincheras quemadas tras el bosque protector, para comprender que el portador es omnipresente, está cuando es invisible, está cuando no se siente, en la distancia y los vericuetos nos devuelven. Botella preñada de mensajes hacia un incierto receptor que la tomará y adecuada pose le infringirá.
Vals a medianoche, resaltos de calabazas, importancias donde no las hay, ratones que se vuelven en potros alados cuando no son necesarios. Alarido rompiente en la oscura tiniebla del olvido, acaecido en tu interior, desechas las espinas.
El pelo se arremolina sobre tu rostro y me recuerda el paseo entre juncos, las gotas de mar me recuerdan aquellas otras salitrosas que rasgaron tu tersa piel. Las negras marcas de tu maquillaje resbaladizo recuerdan tu angosto pesar, y rememoran la ciénaga del relegado transcurrir, tras una señal.
Un día la línea roja recorre el poniente y te inspira la reparación del portador de la Amistad. Y comprendes, no hay camino, no hay lodos que te puedan parar, arremetes contra el viento y la marea, doblegas las velas, rompes las alas de ángeles cíngaros e hipnotizadores durante lustros de la caída vertiginosa.
Tiendes tus brazos y repletos de su recogimiento los sientes, emulsiones reencontradas, destrezas reconocidas y grandezas guardadas en arcones arcaicos, miles de años luz distantes.
Nuca se fue, siempre estuvo cerca, mas no consideró arrimarse pues te vio sobrado, te dice. Olvidemos, le contestas. No hemos de dejar pasar dificultad a quienes queremos, ni un instante siquiera, quien piense que la sangre, enseña las letras, que aprenda a vivir pues si no morirá sin morir.
Exculpemos nuestros daños, culpemos a nuestros dueños, que los pasos son largos en este camino tan corto, y lo andado no se puede desandar.
Por ello, comprendí, que nunca te fuiste portador.
©Santiago Pablo Romero​,Bluesman'10.
Imagen:RED
Music;WonderfulLife.Zucchero.

http://ojitosdebluedos.blogspot.com.es/2013/01/vuelves-nunca-te-fuiste-lo-se.html

Va Por ti…Miserable.

Va Por ti…Miserable.
Permite que escriba unas últimas líneas
Para ti, sólo para ti, Miserable.
Consejos pedías, en tu embriaguez
Sobre la barra de una taberna, amiga, decías.
Intenciones tenías, sacas llenas, de las buenas
Traspusiste el camino entregado, por vástago profeta
Encumbrado por el grito del sano confiado.
El día de la loa de tu Persona, comenzaste a dejar de serlo
Entonabas la última Oda a ley primigenia.
Gracias dabas, bien, a la posibilidad de dejarte llegar.
La senda, comprobaste, más estrecha era de corta vista
No, no ibas a arredrarte, tu alma vendiste a Mefistófeles
Ángel tóxico, cainita superviviente, ese es tu legado.
Destripas a diestro y siniestro, más de este lado, son más críticos
Daños colaterales, llamas, moderno eres ahora.
Zeitgeist, verlo para creerlo…
Me alegro haber dejado de ser tu psicólogo, pobre
Cuando llores, llora en el hombro de uno de pago
La plata, aunque no te pertenezca, ni loable haya sido la adquisición de la misma, te sobra.
Ya no hablas con coherencia, sólo aúllas, en las tinieblas
Mas que importa, tu rededor impregnado está de borregos.
Tu Bajeza, es superior a la escoria que poblaba tu pequeña mirada, pobre, terminar peor que comenzara.
Al menos Persona, se le suponía, ni gente siquiera es ahora.
Adieu, petit garçon terrible…
Sur le chemin nous le ferons.

miércoles, 26 de enero de 2011

Vientos en el Horizonte…Changes.

Vientos en el Horizonte…Changes.

Hoy el rugiente siroco aderezaba la tarde, racheaba enojado. Abatido por tu marcha sin despedirte. Ni un adiós, ni un hasta luego. A veces la zanja que separan a los hombres no ha de ser muy profunda, pero sí ha de estar sustentada en razones delimitadas con las palabras adecuadas, para así enterrar en ella los rencores subyacentes para otros posibles encuentros.
En el horizonte se derrama un rojizo astro de cambios, de deseos y esperanzas. Altivo has de marchar, mas entregando la daga, para no te permita acabar la huida con el harakiri.
Peinas tus crines en las tenazas que dispuestas están para masajear tu cuerpo al pasar entre ellas, alocado instrumento.
Redobles de aceros redomados por la mano del férreo animal que llevas dentro, cicatrizando las llagas y quedando al descubierto la palabra de toma y daca, de defensa del hombre y por la única que merece la pena penar, pues como lenguas de incisivos ardientes recordábanme la vida sin libertad deja de ser simplemente vida.
Extiendo mis manos para soplar los pelillos cargados de mi esencia, y recuerda estés donde estés mientras tenga que esperar tu llegada, buscaré y te encontraré. Las ruedas siempre siguen su curso, hasta el final.

martes, 25 de enero de 2011

Liberación de su… Víctima.

Liberación de su… Víctima.
He sentido el sosiego
De verle pasar
Con fríos pies.
De sentir su odio apagado
No me engrandece, mas recibo su huida
Como las teclas arrancadas del piano mudo
Sabiéndose que dejaron de ser golpeadas.
No, no acariciaba para conseguir su canto sublime
Aporreaba su existencia, como loco distanciado de la vida
Su mortal presencia.
Siento el sosiego del pájaro
Abierta la puerta de su jaula y no desea salir.
Del remanso del río
Tras la desgarradora caída del rompiente salto.
Hoy siento el sosiego
Tras la última paletada del enterrador
Y con un simple trozo de sauce llorón,
Como si de lágrima fuera, escribe su nombre
Y por petición expresa, añade al Aquí descansa
Y dejó vivir al ave que estrujaba con su existencia.

viernes, 21 de enero de 2011

Risas inocentes…Encuentra tu Duende.

 Risas inocentes…Encuentra tu Duende.
Tiempo pasado donde las orondas flores desprendían olor. Qué primaveral, todo. Y… cuando las espinas del arbusto, dañan…
Entonces baila, haz la danza mágica, disfruta del vudú…
Tómalo, acúnalo, dentro de nosotros está, disfrútate, sí hazte la carantoña que deseas, no la esperes, igual te deberás sentar.
Los duendes del bosque nos esperan para jugar, no serán aparente a la primera visión, son seres del bosque. Nos gusta lo desconocido?, sólo a los inquietos, a los disconformes…
Los locos, los denostados, los de dos ojos, no los centauros, que tan ocupados tienen la visión como para no poder pestañear, perdiéndose todo  los que les rodea, reyes del mundo ciego, reyes por tuertos…
Danza, la risa brotará del embrujo denostado y dejará lugar a limpias carantoñas… juega con ellos, juega contigo…
El laberinto de tu espacio no te deja escapar, no le prestes atención, sigue tu interior y saldrás por las mil y una salida que tienes en esta historia, rocambolesca como tú quieras…

jueves, 20 de enero de 2011

El Cuervo Sabio…

El Cuervo Sabio…
La oscuridad del bosque atemoriza los taciturnos paseantes
A ella le gusta la tranquilidad, de la oscuridad.
La luz avivadora del sol tras escuetas ramas verdes
Arremolina la vida del vergel arbolado, su hogar.
Las aves de la arboleda donde habita, negra brillante son
Se compenetran, conviven, son seres del bosque.
Les arrima alimento, les brinda susurros
Ellos le brindan seguridad, son su alarma
Callan cuando acecha el peligro, entre tanto
Les graznan en su dialecto, en el que se entienden.
El sabio, le llama, al más antiguo en la cerca
Le disfruta de su hombro, se arrullan como tórtolos
Son seres cenicientos, no conocen aún
Mas que de lejos y oídas aterradoras,
Las zarpas del hombre, sí
Ese ser que todo lo hace por nuestro bien, se cuentan.
Pero ningún cuervo se hizo viejo, aceptando su compañía
Más bien lo contrario, recibiendo la distancia, por compañera.
Son sueños del bosque, donde habita la chica del cuervo, sabio.

miércoles, 19 de enero de 2011

El Carmín de tu Cuerpo…

El Carmín de tu Cuerpo…
Tendido sobre la frialdad del gélido mármol
Deslizado más que estirado, yace
Deseo de pétalos de esos rosales, todos marchitos
Mas uno, uno solo, uno carmesí, brilla sobre ti.
Te encumbra, te eleva hacia a los mundos del olvido
Quebradas esculpen en las tierras del horadado acólito
Él, pobre, te  creía, te pensaba, te imaginaba
Lamía tu rastro de mieles, y de hieles, aún te mima
Falacia rigurosa, arrogante pareces en tu último sueño
Él, carmín de aquellos labios, imita, no puede dejar de recordar
Esos instantes de huida cálida de rosado gris cuerpo
Delicadas sinusoidales sigue portando hasta la venida,
Mortecina del violáceo sustituto
Portador de la buena nueva, si llamársele puede,así
Pobre, carmín de tu cuerpo, se arrastra hasta el último suspiro
A la falta de ti.

lunes, 17 de enero de 2011

Coctel Ardiente…

Coctel Ardiente…
Lunes, helado el suelo, pinchazo hasta la garganta. Entró, te dices. Mal comenzamos. El microondas, con el grill olvidado puesto. Más rojo que el corazón de carlitos se ha puesto la taza del café americano, será que no se llevan bien. A volar que son poco más de unos palmos, a volar, estampido contra la loza. Los dedos chirriantes al ritmo de los dientes y hostias que se crió. Bueno cálmate, que todo comienza murphyniano, justo al revés. Las horarias marcando el paso de la cuesta abajo, imposible llegar a picar a mi hora, te repites, como si sirviera para algo. 
Como no puede haber dos sin tres, las ruedas del coche pinchadas, se nota que un cabestro ha decidido recordarme que es mi lunes de mala follááá.
Dos horas tarde, el traje pringado de costras más negras que mi corazón. Y el jefe con exigencias, como si hubiera recibido la carta personal del zp para poder hacer con nosotros lo que les salga del alma, que para eso hay cinco al grito de aaarrr. Empieza a recetar, aquí y allá, que sí que no, que vaya usted a este lugar y a este otro y que todo si puede ser para ayer y por favor con cinco copias para el consejo… Gertrudis, por cierto está de baja por amigdalitis crónica del espanto solar…
Así que decido no escuchar al mequetrefe más, me dispongo a enfilar salida hacia la cafetería, desayuno con tostadas, por favor, me pido…y como no podía ser de otra forma, de nuevo americano y media con mantequilla…para no contradecir a Murphy, si algo puede salir mal, entonces saldrá peor…y la tostada después del esmerado refregoteo de la mantequilla, a vooolar, 
q   ue no son más que dos palmos, perfectamente aplanada en el primer intento de cazarla, mantequilla en el verde oliva del traje con tonalidades del grasiento negro de las maltrechas ruedas, para seguidamente y cumpliendo la ley asociativa del ideario maléfico, plass al suelo mantequilla besando el suntuoso encerado del nunca, hasta este maravilloso lunes, más sucio, diantres, es que me voy para mi casa…
Tomo mi autobús y a casa, me sirvo un cóctel, me dejo alegrar por el canturreo de mis pajarillos en casa, me olvido de todos y mi fantástica sombra me prepara un sublime baño de sales, con velas y todos los alicientes para hacer olvidar un tortuoso lunes. En precalentamientos para terminar de fastidiar, trasero sobre el mando a distancia, se enciende el plasma de 42” 
a todo volumen y joder aparece la pajín diciendo que apenas se ha notado la prohibición, prohibición, prohibición del fumar…
así que no me lo pienso, pum, pum, pum tres certeros trallazos dejan en silencio la estancia mientras me encamino hacia el baño con mi sombra y mi pipa humeante me mira sonriendo, diciéndome en voz como ronroneando que mañana será otro día…

viernes, 14 de enero de 2011

Romance Protection…

Romance Protection…
Anudaré sobre ti
Mis tentáculos,
Protegeré tu cuerpo frágil.
Mas no podré librarte de él.
Esparciré señuelos
Atractivos a las alimañas
Seductores, bellos a su ansia.
Mas no podré librarte de él.
Te hechizaré
Y que tu sueño te libre de la presencia
Arrebatadora del lunático incendiario.
Mas no podré librarte de él.
Habita en tu interior, está arraigado
Sus profundas garras deletrean la rogativa
Arañan tus cofres, tu recuerdo
De ti, solamente de ti, es la lucha final.
Las batallas las podré ganar por ti, daré mi cerviz.
La guerra tú has de ganarla contra el ardiente rojizo
Eres la portadora de la fuente de las lágrimas.
Recuerda, no estás sola, muero contigo.

miércoles, 12 de enero de 2011

Rosa Blanca…

Rosa Blanca…
Atención, mirad, ahí, ahí, no la veis, ahí, ahí…
Iguales que soportales, iguales que corintias efigies
Buscadas, deseadas, exploradas, desvalijadas
Sinuosas dunas blanquecinas
Ilusión trasnochada, pecho henchido
Marchitada la imagen de envenenado escarmiento
Níveos devaneos A tríos,
Ilusoria visión clandestina
En oasis de dátiles y miel
Anegado por la crecida de la marea
Disuasorias, viradas en un escabroso término.
Rúbrica falaz, esquiva de mis pasiones.
Pútrido me hallo
Por no ser capaz de tomar
Una simplista providencia.

martes, 11 de enero de 2011

Suéñame…

Suéñame…

Vaso largo, hielo y fuerte aliento a alcohol

Tacones de aguja, rojizo carmesí

Silueta ceñida, tu mano sobre

mi torso

El ocho tensa sus cerdas

Las puas aguijonean sus prietas lianas

Su corazón late y tu interior vibra

No soportas la llamada

Disparas tu cuerpo,

Dejas volar el sainete que te agita

Pasión, transparencias en alcoba ajena

Idolatrada hembra que bulles

El satén arremolinado que amarra nuestra lucha

Fulgor, derramamiento de extasiados, entregados

Amantes de noche sin fin, diluidos tras la mescolanza

Mi brazo te busca, mentira…

Tormento de mi pecho destrozado

Por los vidrios dentados de tus ojos falaces

Otra vez no, no me dejes, al menos…Suéñame.

sábado, 8 de enero de 2011

Silenciado…

Silenciado…
Sobrepasado
Escalofríos recorren su cuerpo
Un mazazo en el vientre
Y no es por él
Unas manos que se adhieren a su piel
Una piel, que ya no pertenece a su cuerpo
Un cuerpo que dejó escapar, su alma
El último aliento
El último quejido
El aullar del lobo estepario
Gritando en el silencio del árido desierto
Agarrados, ensimismados, fundidos
Tras unos acordes de tensas cerdas templadas
Tras uñas aguerridas, perdido en el espacio curvo del tiempo.

viernes, 7 de enero de 2011

It’s no good…

It’s no good…
Transcurre mi deambular sobre fronteras pecaminosas, discordantes con la moralidad establecida, facilidad creada para poder guiar nuestros pasos inseguros. Pero no, tú siempre en el filo del otro lado, siempre probando la otra dirección, me dice.
Paciente, ojo avizor sobre la aguja delatora, la confidente que piensa que aliviará su sino con descubrir a los paseantes libres, sin percatarse que ella nació condenada a ser asno en rueda de noria, en continuar un camino infinito, curvado y alentado por una zanahoria farsante, que le promete y no se le entrega.
El reloj no me inquieta, soy dueño del tiempo, de mi tiempo, he comprendido que el control  sobre mi tiempo no depende de nadie, que está grabado en mi mano, sólo depende de mí. Las sinergias provocadas por sibilantes ruidos transgresores pueden acelerar o serenar el ímpetu que mi mente aplique sobre el devenir, pero he comprendido, detrás no hay nada.
Aquí dedicaré a mi meta, la licuación del fluido sigiloso, el líquido amniótico que nos protege de las deficiencias externas. Esa es la misión, disfrutar del cálido rayo de sol que me calienta, de la proximidad de tu cuerpo y del aire que respiras.
Idolatrados y adoradores de símbolos equívocos, mantendrán su maquinaria a pleno rendimiento para vencer nuestra unión. Sin comprender que mi metamorfosis en lecho de río ha sido para poder elevarte desde los fondos cenagosos y pletóricos orillar en las ensenadas del paraíso de nuestros cuerpos unidos.
Esto no es bueno, nos dirán, hay que cuidarse, nos dirán…
Entonces sacaremos el cartel de no molestar…
Y ellos comprenderán, que amamos lo inmoral, lo ilegal y lo que engorda. Y desistirán en las sombras, mientras les fluyen las babas de sus labios heridos por incisivos envidiosos…