viernes, 18 de abril de 2014

Palabras en tu cabeza…

Palabras en tu cabeza…

Iniciando la cabalgadura entre piedras
Vino el niño, con los dedos manchados
Sorbiéndose el dedo corazón, dulcemente
Supo dejarlo límpido, reluciente, pulcro
Y optó, en su candor, preservar la estética.
Díjose, serán bailadas las palabras en son
O serán denigradas en sus cabezas adultas
Testas de podredumbre ruin, que lloran
Al tono menor del pecado de la envidia
Y vieron sacudir su pecho, al tiempo rumiaba.
Tejieron los cubrecamas, para tapar la escoria
Vertida por sus entrañas preñadas de hiel
Paladines del pan, diestros agoreros del don
Cuan los chacales, en manadas, a escondidas

Y ajaron al harto del maderamen obtuso.
Elevaron condiciones de verborrea rancia
Encubiertos entre pétalos de rosa marchita
Dilapidar, deseaban, ninguno tomó la honda
Muchos licántropos aparecen en luna llena
Y disipan su garra, en la soledad de sus grutas.
Cacería al mortal solfeaban las hordas enemigas
Llegue la sangre a las vadeadas cunetas
Prime el ojo por ojo, viértanse los ciegos del orbe
Acallemos al ditirambo, del volatinero, en equilibrio
Y soslayemos su meandro, su cama, su estirpe.
Era luna llena, el niño hubo crecido, el cenit oscuro
Pergeñaba una contienda de verborrea alienada
El ágora se colmó, sedienta de revancha y muerte
Dedos en alza, pulgares que bajan, pisadas perdidas
Y la inocencia d su corazón escribía peinetas al cielo.
Dejando bien a las claras, su decisión, nada ni nadie
Atajará la primavera, porque siegue los madrigales
El derecho a decir, y pensar es tan libre como el aire
Podrás compartir o no, la disyuntiva está servida
Y defenderé tu derecho a decir, aun siendo el otro lado.


©Santiago Pablo Romero. Bluesman.