miércoles, 17 de septiembre de 2014

Uno tras Otro, y Mil más…

Uno tras Otro, y Mil más…

Lejos se acicalan los recuerdos
En aquella tarde de selvas y paraísos
Donde un adán escuálido y ditirambo nos abría
Al mundo de las risas bellamente compartidas.
Fueron cayendo los aldabonazos en las puertas
Abriendo unas, rezagando otras
Sin apenas percatarnos del incruento tiempo
Que se nos cuela entre los pliegues de las telas.
Uno tras Otro, y mil más rubricaría
Si supiera de ti tras ellos, de vosotr@s tras mí
Y ahuecaría incluso un acervo de minucias
Unidas, formando un todo de certezas deferidas.
Aun sabiendo que podría caer en el yerro
Azuzaría las jaurías de los cónclaves escogidos
Para deambularan mi rededor, si tu hogar quisiera
Irisando cuan espeleólogo que pierde pie al volar.
Complicidades más fuertes, al ver caer a unos
Por la cruel influencia de las debacles, en la sal
Diluyéndose a otr@s, cuan si fueran barcos sin rumbo
Mientras sin zozobrar, remamos a cuatro manos.
Un cuarto de singladura; un barco, de argentia, vestido
Apenas mis dedos en danza,  las risas me embargan
Por donde diminutas cuentas se hicieron gemas
Apoderándose del efluvio sempiterno de la amistad.
Hoy, sobre esta singladura de bote pleno de magia
Escojo mi pálpito y desgrano estas tintas sencillas
Para que derramen sobre nosotr@s un letargo sinfín
Poderoso sortilegio nos asista en el tramo invernal
Cuando más necesidad tendremos de virar la mirada
Y hallar ese amigo, ese compañero, ese cómplice
Que de cuanto en cuanto, aprieta nuestra mano
Sin apenas necesitar palabra, para sabernos sentido.
Por todo ello, doy gracias a mi fortuna, por tenerte
Por teneros, porque uno tras otro, y mil más.

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.
Imagen: JacqPaRo. 25 Argentias. Y Mil Más.