viernes, 3 de julio de 2015

De la Uva Macerada a la Sal…

De la Uva Macerada a la Sal…


Corrían las luces del despertar de un siglo redondo
Y llenabas de lloros en alegría, el rincón de aquella familia
Venida de la itálica península, o la irlandesa isla.
Entre uvas maceradas, estrujadas, convividas
Cruzaste líneas, pinceles se enjugaban al encuentro del lienzo
Rasgos inequívocos de aquel camino largo, vasto a acometer.
Sería sobre el lecho yacente de aquel tu sembrador
Donde rompieron los primeros ríos versados en pos
Sin importar la sal, el agridulce momento, o quizás en ello.
Un mundo nuevo por descubrir se abría frente al horizonte
Mil balas de la mal llamada literatura de plata, aúrica es
Rozaron tu piel, curtieron tu paso, cimentaron tu efigie.
Roja desnudaste el alba, apenas supiste caer en conciencia
Volcaste tu alma en aquello que creías, y apretaste los dientes
Conociste a tu rosa fría, dibujaste sobre ella, sobre su cuerpo
Peleaste a su lado, sentiste el amor, la complicidad, siempre
En dires y diretes, en rúbricas y batallas ganadas, o perdidas
Hasta que el mal del olvido quiso separaros, mas ni eso.
Fueron marineros prendidos a la tierra, amante o albas
Despertar tras los ángeles, y cubrir cada envite necesitado. Comprender que ser tonto, es el mejor don, para no serlo
Y deseaste, y cumpliste, caer con los zapatos puestos.
De la juventud, aquel tu divino tesoro, aprendiste, saboreaste
Aquellos ojos fueron el mismo recuerdo, la misma vitalidad
Mas a falta de él, ni siquiera don dinero pudo cercenarlo.
Ante la tierra mancillada hubiste de surcar mares, y océanos
Hallar nuevos aires, transitables, o subir a Roma
Instaurar más ahínco en la lucha, cuando todo se pierde
Porque aquella tierra deseosa de tenerte, te esperó
Jugó sobre los sables, supo esperarlo, y sentar cátedra
Conseguir que el mismísimo Cervantes aceptara tu valía
Desechar adulaciones principescas, y poderosa aún en rojo
Para seguir llevando, hasta reunirte con ella, allá en tu Mar
Mi Mar, mi sostén, mi reguero de sueño, mi grandeza en la Palabra, arma innata, rotunda y sempiterna vencedora…
Hoy Rafael, estamos de nuevo aquí, junto a tu Palabra
Para dejar ver nuestro versado atuendo, en finas hiladas…
Aroma y Mar
Líneas Paralelas
He vivido… Tus pliegues
Vaciando la Mar

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.