jueves, 12 de mayo de 2016

Esa pátina prístina que hace espejo entre tus hojas…

Esa pátina prístina que hace espejo entre tus hojas…


No supe cuándo, ni siquiera dónde
pero sí con quién
hube escogido saborear
entre las hojuelas
el almíbar impregnado en tu piel,
acaso la lluvia
sirviera de espejo, de reflejo
en la prístina
leyenda de aquellos ángeles
entre las flores,
sin tiempo, sin espera
ni impaciente edad
porque brotaban las caracolas
y el agua limpiaba sus pecíolos
donde el tallo se erguía
vivo, blanquecino, arracimando el último rayo
hube de atinar y desear
mil cuentos
redadas de carmín prestado
en otros tantos antros
hube de calmar y gritar
mil oraciones
sin saber rezar, ni siquiera claudicar
en otras tantas iglesias derruidas
mas todo habría de llegar
y fue agua de mayo
color en semicírculos derramándose
un guerrear, una presea preciada
áurica estela
entre mis manos sentirte
sin cobardía, ni estertores de fábula bravía
no más quise
quiero, sueño me beses,
sentir el calor del roce de tus labios
igual que si fuera un extraño
con la suavidad
de la primavera convertida en talco fino
en ungüento para una eternidad
déjame seguir jugando a ángeles en tu jardín
y perderme en el ansiado
recoveco venusiano
donde podría divisar el edén
el cenit, e incluso el horizonte de mis días
tiñendo esa pátina prístina que me asemeja la existencia
en un simple y bello reflejo
ese con forma de niño que juega en el azular de tus ojos
cuando me miras.

©SantiagoPabloRomero.Bluesman.
Imagen:Olina&JacqPaRo.

Music: Chris Isaak - Kiss Me Like a Stranger

1 comentario:

  1. Leyenda de aquellos ángeles entre las flores, sin tiempo, sin espera ni impaciente edad porque brotaban las caracolas y el agua limpiaba sus pecíolos….. mil cuentos redadas de carmín prestado en otros tantos antros hube de calmar y gritar mil oraciones sin saber rezar, ni siquiera claudicar…. Preciosos versos… déjame seguir jugando a ángeles en tu jardín y perderme en el ansiado recoveco venusiano donde podría divisar el edén…. Que bellos esos ángeles que pretenden cerrar los ojos pero no, están abiertos porque no quieren perder un solo instante de esos maravillosos momentos, precioso querido poeta tus bellas letras en ese jardín mágico que has sabido mantener muy bien cuidado y florecido, me ha encantado, un abrazo.

    ResponderEliminar