domingo, 13 de octubre de 2013

La Vida Fluye…

La Vida Fluye…

He subido a buscarte
Al otero donde posabas,
Ante la luna, tu desnudez
Para hablarte del sonido inocuo.
Me has sonreído
Bajo tus ralas barbas de sabio
Y en tu placidez me has seducido
Entre la nebulosa angorina de tu chal.
Has tomado de mi pecho
El acervo de desvelo oprimente
Acariciando mi piel sin tocarme,
Cuan la brisa marina que yergue sus velas.
Me supe dormido, atrapado entre algodones

Rezumando fluir benefactor
Para con la mirada lasciva del sátrapa
Y no tuve miedo, pues te sentí cerca.
El calmo atardecer me engruda
La perdida mirada en el serpenteo lento
De la mar tranquila
Se bifurcan las vías de cachalotes y sirenas.
Todo fluye, sin detenimiento
En el regodeo del cíclico acontecer
Apenas sin detener su mirada de soslayo
En consejos, fuerzas ni diatribas,nada se ataja.
Lustros, decenios, siglos, milenios
Quedan en la pétrea figura, esculpidas
Las huellas por manos efímeras, diminutas
Apenas unas motas contra el intangible paso.
Uno, solo
Dos, multitud
Tres, ejército de matarifes
Cuatro, discordias sin final feliz
De las manos rugosas se desclavan la pericia
En un clamor esquivo
Y ya te sé, en el fluir cómplice
Entendiendo la dimensión de nuestro paso
Tan ínfimo, que filtra
Cada caminar cuan si no fuera necesario
Y tan preciso.
El ciclo se concatena sobre el fondo argéntico
A sabiendas de la insuficiencia
No denotará influjos
En sentidos adyacentes al fluido imparable.


Santiago Pablo Romero.El Caminante Y Su Sombra. ©

2 comentarios: