jueves, 25 de junio de 2015

Intervalos…

Intervalos…


Igual que un síncope infinito
Idéntico a un nudo gordiano
Idílica tarde o amanecer, en ti
Iris busco tras el cristal sombreado
Ilusiones nuevas, vivas cada lapso
Interrupción sin conjunción, dispar y qué
Instantes, roces sin sentido, cómplices
Inercia de aleteos preñados de risas
Inmaduros nuestros besos, imberbes
Inocente aquel ángel desconocido
Indeciso por lanzar sus saetas
Inmortal nos convirtió, vasto el sentir
Inamovible el sol, ahí quieto, aplaudiendo
Intervalos, o trozos, o vidas, o instantes, o muerdos, o serpientes, o claudicaciones, o tatuajes, o verbo, o piel, o juegos, o susurros, o empellones, o sedación, o lívido, o desnudos, o satinados, o dibujados, o vestidos, o cariacontecidos, o parvularios, o castos, o perdidos, o seguidos, o custodiados, o carcelarios, o descalzos…
Intervalos, de ida y vuelta, de ti a mí, de mí a ti…Intervalos dentro del valle de tus deseos…

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.

Imagen:JacqPaRo.

2 comentarios:

  1. Inmortal nos convirtió, vasto el sentir…Inamovible el sol, ahí quieto, aplaudiendo… Intervalos, de ida y vuelta, de ti a mí, de mí a ti…Intervalos dentro del valle de tus deseos… Bellísimos versos, un bellísimo amor alimentado cada segundo por los dos por eso es tan hermoso, maravilloso amor, mágico y embrujador, los felicito queridos Ana y Santiago, eso sí es amor, lo demás son amoríos o cantos de sirena, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. que belleza de éxtasis de estos dos corazones Ana Díaz y Santiago Pablo Romero, en plenitud, en sus lazos dorados enjugando el tiempo, espacio, en su paraíso infinito de amor...!! Mil Felicidades por este oasis de pasión en el juego primaveral de su elíxir en flor...!!

    ResponderEliminar