miércoles, 28 de octubre de 2015

Espejo al atardecer…

Espejo al atardecer…


Rojizo manantial
que sueños me provocas
en el atardecer,
quiero tenerte cuando viro
igual que una chalana a la deriva
sosteniendo mi ardor y mi llanto
al no poder poseerte, intimar en tu garganta
rezumar sobre el delirio sudoroso
purificado en tu piel.

Soy díscola paciente en un meandro
sin ríos, ni aguas turbulentas
apenas una cervatilla deseando ser ingerida
como el alimento último
saciando tus ansias más longevas, más oscuras
y vivir en tu interior
cual si dominaras el intelecto montaraz
que me reprimo
para no ofrecerlo, más que a tu vivacidad.

Dibujo la espera con gránulos de arena
en un reloj sin fisuras
relatando a propios y extraños
la diatriba de nuestra connivencia
bajo los auspicios de la diosa fortuna
ofrenda que entregamos
nuestras libidos postradas cual tesoros
sin menosprecio ni ambages
al estrellado manto que nos acogió.

Bebo en la tarde, frente al espejo
me tornó erguida, prieta
serenidad sin nervudas ilusiones
ahuecando mi vientre para ser tu cobijo
y alinear los astros en el instante mismo
del culmen en tus ojos, mi mejor reflejo.
©Santiago Pablo Romero.BlueEyes.

Imagen: RED & JacqPaRo.

2 comentarios:

  1. Rojizo manantial...que sueños me provocas…en el atardecer,... Bebo en la tarde, frente al espejo me tornó erguida, prieta…serenidad sin nervudas ilusiones...ahuecando mi vientre para ser tu cobijo y alinear los astros en el instante mismo…del culmen en tus ojos, mi mejor reflejo…. Bellísimas letras, precioso atardecer relejo de tus bellos sentimientos, leerte es deleitarse tus mágicas letras tiene la fuera que obliga a continuar leyendo y empezar de nuevo hasta ver ese maravilloso Espejo al atardecer, precioso mi querido poeta, eres melodía a los sentidos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. “Espejo al atardecer… Rojizo manantial que sueños me provocas, Bebo en la tarde, frente al espejo me tornó erguida, ilusiones ahuecando mi vientre para ser tu cobijo y alinear los astros en el instante mismo del culmen en tus ojos, mi mejor reflejo”. Felicidades poeta Santiago Pablo Romero por hacer de este reflejo de versos, el espejo de su palpitar poético embrujando los atardeceres con las luminarias estrellas, el desierto con la fascinación del oasis, ver en el reflejo del pozo tu rostro de amor con la brillantez de tu cielo, esta es la magia haces del mismo tiempo el infinito crepúsculo de auroras pintando la vida cual poeta agradecido con la magia del amor. Gigante eres Caminante Bluesman, por ser rocío, jazmín, ternura y pasión que pinta atardeceres con el pincel de tu extasiado corazón. Cual Octavio Paz: “Estas palabras son tu espejo, Eres tú mismo y el eco de tu nombre…”. Mil Felicidades y gracias por ser y existir poeta Bluesman.

    ResponderEliminar