miércoles, 2 de diciembre de 2015

Miro el Reloj…

Miro el Reloj…


Dos llamados han surgido
para convertir mis pasos raudos
en quietud
y ojo avizor, detección insoslayable
de un tiempo detenido.
Hay algún ser que, paciente, espera
sin menoscabo
de un desenlace incierto
ejecuta la guardia, fiel
no piensa en desvaríos
ni malas fortunas
acaso el hambre provoque alguna duda
mas no cancelará su labor,
acompañar al bípedo
que alguna vez le otorgara la carantoña,
el pan, e incluso, otras veces, un empellón.
Un colmado añejo,
con viandas varias, a los pies del sur del palacio rojo
quizás esperara mi paso,
o la casualidad es causalidad, y todo ocurre por algo
quién sabe,
y por qué preocuparnos, diríamos en otros sitios
mas, en este, enjambre mágico
donde las pétreas formas se visten de memoria indeleble
imposible no escribir
mil preguntas, y algunas menos, respuestas.
Miro el reloj
los granos se deslizan por la hendidura parsimoniosamente
inmutables, uno siguiendo al anterior
al igual que un suspiro
antes de llegar al culmen de la tarde
donde el cimbreo de una puerta
convirtiendo aspavientos de cristal, en miedos de roturas
señalará la hora
el instante justo donde encaminarse
de vuelta a aquel refugio
donde el hombre se transmuta en hermano,
la soledad se hace moneda de cambio
y vuelves a ser
su mejor amigo, su único y leal amigo.

©SantiagoPabloRomero.Bluesman.
Imagen: ManuelGonzalezFlores.

Music:Morphine.RopeOnFire.

3 comentarios:

  1. Miro el reloj...los granos se deslizan por la hendidura parsimoniosamente… señalará la hora…el instante justo donde encaminarse…de vuelta a aquel refugio…donde el hombre se transmuta en hermano,..la soledad se hace moneda de cambio...y vuelves a ser
    su mejor amigo, su único y leal amigo…. Que bello querido poeta, fieles amigos que esperan, no piden, no exigen y agradecen con tan solo una caricia, mejores que muchos , gracias por estas bellas letras , me encantan los animales son incondicionales, gracias por las bellas letras, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El reloj, ese horrible reloj que nunca cesa en su avance, como siempre impresionante santiago, abrazos

    ResponderEliminar
  3. “Un colmado añejo, con viandas varias, a los pies del sur del palacio rojo quizás esperara mi paso, o la casualidad es causalidad, y todo ocurre por algo quién sabe, y por qué preocuparnos, diríamos en otros sitios mas, en este, enjambre mágico donde las pétreas formas se visten de memoria indeleble imposible no escribir mil preguntas, y algunas menos, respuestas”. Cada verso de Santiago Pablo Romero poeta, es un deleite al ser descifrado con el alma que atrapa el tiempo y hace que el reloj de la vida se detenga para contemplar la belleza y sencillez de la fidelidad, amor blues convertido en el más magnánimo y mágico corazón destilando sepia hecha con las auroras de su cielo máximo don para el hombre mismo. Grande eres Caminante bluesman, los copos de nieve de tu alma gigante, se hacen maná ante el tiempo del amor…!! Hermosa y mágica contemplación poética blues...!!

    ResponderEliminar