miércoles, 30 de septiembre de 2015

A veces…

A veces…


Duele dejar el polvo gris
sobre tu estela
a pesar de tu inmensidad,
igual que si fueran un puñado de sueños rotos,
a veces muerde en las entrañas
que ya no estés
y aprieto los dientes
para saber que he de seguir caminando
impulso a impulso,
como si fuera el último
porque a veces te veo tan nítida
que juego a creer en el final de esta pesadilla sin final
viéndote bailar en la aurora
sobre el rocío
a lomos de un corcel níveo como las estrellas
y aguanto, como el valiente que no soy,
cumplir con aquella promesa
que dejé en tus labios al marchar
aunque a veces
necesite salar esta mar tan tranquila
con empellones de rabia
desilusión y justas quebradas
similar a un niño perdido entre pétreas runas
caricias de olas frescas
o guerrero vuelto de la derrota
a veces, te echo de menos
y bebo las mieles
de un nuevo mundo
lleno de ti, de cordura para asirte bien fuerte
no dejarte caer
mientras pasan los días de otoño
este disoluto aguacero
que se escapa sin comprender
de entre los lerdos abrazos al aire
dibujados por mi cuerpo, en esta danza sin concluir
a veces
tantas veces, madrugo y te busco en la brisa
cual si fueras ayer,
un hoy o un mañana, mi amada y quimérica ilusión.

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.
Imagen: JacqPaRo.

Music: Leonard Cohen: Love Itself.

3 comentarios:

  1. No dejarte caer…mientras pasan los días de otoño…este disoluto aguacero
    que se escapa sin comprender ….de entre los lerdos abrazos al aire…dibujados por mi cuerpo, en esta danza sin concluir…a veces…tantas veces, madrugo y te busco en la brisa…cual si fueras ayer, …un hoy o un mañana, mi amada y quimérica ilusión…. A veces no siempre tus letras son como esa danza que nos hace bailar al compás de la vida, bellísimo querido poeta, bellas letras, bella foto y bella música, eres un regalo siempre, no a veces, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A veces… porque a veces te veo tan nítida que juego a creer en el final de esta pesadilla sin final viéndote bailar en la aurora sobre el rocío a lomos de un corcel níveo como las estrellas y aguanto, como el valiente que no soy,… a veces ..tantas veces, madrugo y te busco en la brisa cual si fueras ayer, un hoy o un mañana, mi amada y quimérica ilusión…. A veces no siempre tus letras son como esa danza que nos hace bailar al compás de la vida, bellísimo querido poeta, bellas letras, bella foto y bella música, eres un regalo siempre, no a veces, un abrazo.


    ResponderEliminar
  3. “a veces muerde en las entrañas que ya no estés y aprieto los dientes para saber que he de seguir caminando impulso a impulso, como si fuera el último porque a veces te veo tan nítida que juego a creer en el final de esta pesadilla sin final viéndote bailar en la aurora sobre el rocío a lomos de un corcel níveo como las estrella”, Felicidades poeta Santiago Pablo Romero por este “A veces” que rasga tus vestiduras del alma ante la partida de tu ser amado. Tus versos dejan esa estela de estrellas de valoración que hace formar la más mágica cauda de tu amor en la piel que vibra por ese encanto de felicidad que te hizo abrir los ojos del corazón de la entrega. Gigante eres poeta Caminante Bluesman, haciendo caminos con tus auroras blues cabalgando en el cielo azul de tus gafas con el ayer y hoy dejando la quimera fantástica de tu blues de vida…!! Gigante eres Cazador de Sueños Santiago Pablo Romero, ayer fueron huellas brumosas, hoy se convierten en rosas de auroras boreales cazando ilusiones en versos de cielo y formando el amor con la quimera del hoy hecha pasión entre tus propia mirada contemplativa por el éxtasis de “A veces…” transmutado en el siempre amor de ensoñación…!!

    ResponderEliminar