miércoles, 15 de julio de 2015

A Dos Pasos…

A Dos Pasos…


Siempre viví cerca, muy cerca
de tus ojos
aunque siempre, sí
fui el invisible hombre del objetivo gris
el pariente de un pueblo lejano
venido al telar del sastre de tu madre
donde te hiciste las primeras pruebas de tul traslúcido
y yo me quedé prendido de tus escuálidas curvas
sin comprender
el qué, el cómo, el cuándo me rendí a tu figura.
Dos palmos nos separaban,
aquella escalera de alicatados lusitanos,
y mi balcón frente al paso
tú, tan enhiesta, tan altiva cual una regia seda de las indias
yo, un aprendiz de modisto francés
en la onubense decadencia de dos esquinas casi tocadas
por la providencia para dibujar el destino
acaso con la misma vara mágica, o no tanto.
Seguro no me recuerdas,
sí, soy aquel zagal imberbe que se escondía en las celosías
para escudriñar tu lampiña piel de geisha vestal
que te sonreía, mas nunca te dijo nada
ya eras tan distante, tan brillante
que hasta las esquinas supieron de qué modo arder.
Mi tío, se dejó llevar por el candil impreciso del infortunio
yo, yo me perdí entre los esteros del río
acompasando mi objetivo entre restos de ríos y barquetas
tu esquina, a duras penas, pero sí
ahí sigue mostrando unos candorosos labios preñados de carmín
y una escalera que aún reluciente
supo atraerme la tarde pasada para mirar dentro,
muy dentro, desear volver a recrear
mis tendencias entre los hilos y tus finas comisuras
y hasta puede que sí, que te imaginara tanto
que hasta creí verte escondida,
bueno u oculta tras la piel, no mal ajada, de una madura beldad
subiendo, o quizás fuera bajando aquellos escalones
mientras un sorbo de sal me escocía en las retinas
para devolverme a la realidad,
aunque sí es cierto, y en esta distancia que deja los años,
lo confieso, sí te lo confieso
a dos pasos, no más dos pasos, estabas
y fuiste mi primer ensueño
ahora ya me pierdo por la enésima alucinación,
resquicio de mi cómplice e indiscreto tiempo recuperado.

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.
Imágenes: Manuel Delgado Fortunato. Misc JacqPaRo.

Música: Relaxing Blues Music Legends On Stage 2015 Vol 7

4 comentarios:

  1. Siempre viví cerca, muy cerca…de tus ojos…aunque siempre, sí fui el invisible hombre del objetivo gris…. Seguro no me recuerdas,…sí, soy aquel zagal imberbe que se escondía en las celosías para escudriñar tu lampiña piel de geisha vestal…..que te sonreía, más nunca te dijo nada...ya eras tan distante, tan brillante…que hasta las esquinas supieron de qué modo arder…. Bellísimo, recuerdos o ilusiones que llevamos con nosotros y nunca comentamos pero que no olvidamos y el tiempo y la vida se encarga de alejarlos…. Seguro no me recuerdas,..sí, soy aquel zagal imberbe que se escondía en las celosías…para escudriñar tu lampiña piel de geisha vestal…que te sonreía, más nunca te dijo nada…ya eras tan distante, tan brillante que hasta las esquinas supieron de qué modo arder…. Precioso poeta, bella imagen de Manuel Delgado Fortunato y esa preciosa música que siempre sabes escoger para acompañar tus sublimes letras, que especial eres, eres poesía, si, la poesía no es solo la belleza de las letras estas tienen que tener algo más y tú se lo das, eres un lujo, gracias por este bello regalo, un abrazo.

    ResponderEliminar

  2. “muy dentro, desear volver a recrear mis tendencias entre los hilos y tus finas comisuras y hasta puede que sí, que te imaginara tanto que hasta creí verte escondida, bueno u oculta tras la piel de una madura beldad, a dos pasos, no más dos pasos, estabas y fuiste mi primer ensueño”, Felicidades poeta Santiago Pablo Romero es una delicia cada verso blues haciéndonos vivir ese maravilloso Onuba Añeja con estos mágicos versos en donde cada letra está impregnada de ese amor y nostalgia en donde se respiraba y olía la entrega familiar, jardines, casas, calles, flores, aromas, risas, coplas. Tus versos poeta Bluesman me recuerdan esa belleza de sentimientos de Antonio Machado entre otros, pintando su Sevilla, su casa. Tus letras Caminante Bluesman tienen ese linaje de vida, con principios, valores pintados cual canto de esperanza, brillantez; felicidades por hacer vivir la verdadera Onuba en el corazón…!! Gigante eres poeta…!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. A Dos Pasos… Seguro no me recuerdas, sí, soy aquel zagal imberbe que se escondía en las celosías para escudriñar tu lampiña piel de geisha vestal que te sonreía, mas nunca te dijo nada ya eras tan distante, tan brillante que hasta las esquinas supieron de qué modo arder…… Precioso poeta, que especial eres, eres poesía, si, la poesía no es solo la belleza de las letras estas tienen que tener algo más y tú se lo das, eres un lujo, gracias por este bello regalo, un abrazo.

    ResponderEliminar