jueves, 25 de septiembre de 2014

A Esta Hora…

A Esta Hora…


Apenas hace un rato, fue
Sí quizás un poco más
Mas no tengo constancia
Era la hora bruja, las ondas
Y un chico embebido en tus ojos
Hacía sonar el timbre, un ring
Una canción, un himno, una vida
Ah, tres decenas ya, ah si fue ayer
Woman in love, Bárbara Streisand
Dos vidas, dos gotas, dos destinos
Un suma y sigue, una mueca cierta
A esta hora, deleitaba en la oscuridad
Aquel acervo de ilusiones irreales
Estrellas fugaces que vestían deseos
Nadie, más que tú, sabías la respuesta
Mi mundo en un hilo, tú, áurico ser.
No hay equívocos, hoy esto es mi pálpito
Tu recodo en mi río, tu reflexión y mi sien
Adornos sin florituras, alaridos sin voz
Milagros, no sé, no creo en ellos
Mas quién me dibuja tu mirada con sol
Si veo en el cielo de tus retinas mis sueños
Ay, de mí que ya no sé nadar sin ti
Pues me hice sirena en tu mar.
Hoy los ángeles afilan las cítaras
Porque han de cantar más fuerte
Si llamar la atención, quieren
Pues hoy, sí es el día venidero
Que sobre las páginas del calendario
Asienten que ya no somos dos, sino uno
Uno y no más, porque a veces las sinergias
Nos congratulan, con un inmenso futuro
Aquel pertrechado de nuestra complicidad.

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.

Imagen: Gentileza de Antonia G.Sotomayor.

3 comentarios:

  1. A Esta Hora...” Versos blues que nos llevan a su paraíso de ensoñación, entre ideales, sonrisas, miradas espejo de amor vibrante, palpitar al unísono pintando con su elíxir la perpetua pasión: “Mas quién me dibuja tu mirada con sol Si veo en el cielo de tus retinas mis sueños” Mil Felicidades poeta blues por cantar la poesía hecha vida: Ana Díaz, musa elegida para coronarte con flores de respeto, dignidad y ternura creada con cachos de cielo de su corazón yllevarte dia a dia al paraíso sensual de la fidelidad en plenitud. “Ay, de mí que ya no sé nadar sin ti, ya no somos dos, sino uno”. Caminante bluesman cuan Victor Hugo en sus versos “Plenitud”, abrazas el amor y la consagras con tu magia formando del palpitar unísono el relicario blues bendito en los dos. Felicidades Magistral entrega literaria que con su refulgencia trasciende cuan alados hijos predilectos de este Parnaso, Ana Díazy Santiago Pablo Romero mil felicdades….!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Estrellas fugaces que vestían deseos…Nadie, más que tú, sabías la respuesta
    Mi mundo en un hilo, tú, áurico ser…. Que belleza de letras pero más aún que bello amor el de ustedes, cómplices de bellas miradas y bellas sonrisas, precioso querido poeta, que sentimientos tan hermosos que emanan en tus letras y saben llegar y quedarse, felicidades por sentir tan bello y compartirlo, un lujo.

    ResponderEliminar