martes, 2 de febrero de 2016

Por Unas Monedas…

Por Unas Monedas…


Aún estaban húmedas
las caras de las límpidas piedras
aún podía sentir el baile nocturno
cuando recordé el matasellos
pegado en aquella solapa
en el lateral de un  diario
inmaculado, preñado de ansias por ser
y vi aquel niño
aquella inocencia detenida frente a su consonancia
al descubrimiento de una calle
pavimentada con algaradas sobre unas cerdas vibrantes
golpeadas a trozos en el ardor metálico
de unos tragos carcomidos
vaciados por unas monedas
y vi sonreír aquella diminuta cara sonrosada
detúveme a quitarme la chaqueta
entróme un sofoco,
un empellón de aguas de rosas, o incienso húmedo
al clamor azul de un vuelo que me sostiene
hallé una salida
en aquellos ojos suspendidos, cual gotas de rocío recién nacidas
y busqué una explicación
mas no la hubo, no la encontré entre los cartones de la noche
en el cobijo de la calle central
ni siquiera en las señoras que divagaban en los peldaños de la catedral
no hubieron melenudos haciendo cabriolas
el pan estaba herrumbroso
el queso olía a viejo escombro de fermentos olvidados
y no supimos comprendernos
no quisimos sabernos, no
contamos los huesos
sobre las aceras destronadas de sus árboles
hay un sol nuevo
en la esquina del cuadrilátero, ha nacido sin preguntarnos
a nosotros, sí, majestuosos amos de un universo infame
y nos ha mostrado la nimiedad de nuestro existir
la grandeza de nuestra ceguera
el invento de las políglotas sandeces en los parqués
donde el trigo se convierte en pútrida existencia de papel
apenas a dos palmos de donde bailamos este son
esa borrachera de notas inconexas
o ese blues que claudica cada atardecer para adorar a la luna
justo donde la certeza me devuelve a la realidad
he vivido un sueño, lleno de estrellas
donde tú me sorbías los labios
yo era manantial níveo, de aguas claras, y el alba nos escribía
con abrazos de hierro
mientras ella, espadaña afilada seguía rascándonos la barriga
ese vientre preñado de mariposas azules
y verbo conferido a cada una de las monedas, a cada bocado
a mi sencillez, ese regocijo crescendo
que juega a voltear la magia en realidad, o realismo de humeante café.
Sólo una respuesta… gracias, pon otro sorbo de tu aliento…

©SantiagoPabloRomero.Bluesman.
Imagen:JackBroadbent&JacqPaRo.

Music: JackBroadbent-Amazing busker in Cumbria(England)

4 comentarios:

  1. Por Unas Monedas… y vi aquel niño aquella inocencia detenida frente a su consonancia ...al descubrimiento de una calle pavimentada con algaradas sobre unas cerdas vibrantes
    golpeadas a trozos en el ardor metálico de unos tragos carcomidos vaciados por unas monedas y vi sonreír aquella diminuta cara sonrosada…. hay un sol nuevo en la esquina del cuadrilátero, ha nacido sin preguntarnos a nosotros, sí, majestuosos amos de un universo infame y nos ha mostrado la nimiedad de nuestro existir la grandeza de nuestra ceguera…. Sencillamente sublime... versos que envuelven con tus mágicas letras que nos hacen sentir tanta indiferencia para los que nos rodean…. he vivido un sueño, lleno de estrellas… Precioso sueño donde la magia de tus letras hace que brillen más las estrellas, precioso, emotivo, tocas cada fibra de nuestro ser con tus magistrales letras, gracias querido poeta por esos bellos versos, eres Inmenso en tú sentir, un lujo, Un abrazo poeta.


    ResponderEliminar
  2. “ese vientre preñado de mariposas azules y verbo conferido a cada una de las monedas, a cada bocado a mi sencillez, ese regocijo crescendo que juega a voltear la magia en realidad, o realismo de humeante café. Sólo una respuesta… gracias, pon otro sorbo de tu aliento… he vivido un sueño, lleno de estrellas”. Contemplar cada verso de Santiago Pablo Romero, es vivir el arte poético hecho magia, vida, sensibilizar el palpitar de la nada en un todo de la vida que besa las monedas de las calles y hace voltear al cielo…! Poeta Caminante Bluesman tu don de las letras son ese hechizo artístico vestido de ilusiones y escarchados por auroras de esperanza. Y cual Vicente Huidobro: “He tomado mi sitio en el cielo como el silencio y las estrellas se encienden para mostrar el camino”. Felicidades poeta Santiago Pablo Romero por hacer de tu poesía blues llave abierta de amor en el arte de la vida entre puentes, calles y cielo con las estrellas de tu acariciante blues de dignidad, libertad haciendo de unas monedas el simbolismo de vida y esperanza hecho poesía en las estrellas de tu cielo. Gigante eres poeta, mil felicidades…!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Triste realidad, el arte en las calles nunca ha sido valorado la gente los ve como mendigos, y cuanto talento desperdiciado, y ni unas monedas dejan, sobre todo las de golpe en el pecho como yo las llamo, que son las que con más indiferencia miran a los que hay en las puertas de las iglesias, Gracias amigo, por hacernos ver cosas que a veces pasamos por alto, un abrazo, Santiago,

    ResponderEliminar