viernes, 11 de febrero de 2011

De Vuelta de Todo…

De Vuelta de Todo…
Desiertos de mundos de gentes asustadizas, plagas de insectos humanos por doquier, cremaciones de cadáveres de hermanos desgajados de las manos de sus madres, desmembrados en trozos como un mecano cruento, en nombre de la libertad.
Crucifixiones de inocentes en pro del amor y paz, mentiras ensangrentadas ensucian los estómagos de unos pocos, llenando sus arcas colmadas de negros petrodólares y sangre vestal. Manadas de borregos uniformados pelean en su nombre. 
Alienados tras un palo con trapo ondeando y vítores de gloria inexistente, futuros inciertos prometidos en cartillas tristes plagadas de enfermedades de su propia invención, carne de cobayas en sus mismas filas, inciertos destinos.
Números engrosadores de arcas pensionadas de mandatarios privilegiados, endogámicos, isleños del ombligo mundial, unos dedos negros manipulan los entresijos de millones de incautos dejados de la mano globalizada, enquistados en conductas dirigidas, en detrimento de orwellianos, locas mentes.
Vuelven y encuentran el final del principio de la tierra prometida, mentiras, desahucios, abandonos por los extraños y más aún de los propios, lanza hundida sobre el costado.

Carne de psiquiatra freudiano, cegueras y expansiones de deflagraciones inevitables, alimentadas con sueños de girasoles campeando en las laderas de sus tierras que colorean sus retinas. Engaños psicodélicos de conejillos arrinconados. Seres de historias tatuadas en cuerpos cicatrizados y mentes deshabitadas. No queda más que la vuelta, la toma de la compañera sabia y el estropicio mayor. 
El pánico correrá entonces en las caras de los creadores. Las guadañas recorrerán los escondites y saciarán su sed de respuestas. Seguid alimentando a la bestia, al principio no era más que un dócil súbdito, abnegado de colaborar y ayudar. Vosotros lo habéis querido, cuidaos del animal que habéis herido.

2 comentarios:

  1. La detestable miseria humana...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Tristemente
    Verdad…y humana
    Quizás algún día brille el Sol.
    Gracias Silvia.

    ResponderEliminar