domingo, 11 de abril de 2010

Don’t Give Up.NO Te Rindas.

Don’t Give Up.NO Te Rindas.

Nuestra compleja mente juega. Gobierna nuestros sentidos. A veces nos creemos unos supermanes. Otras no somos capaces de llegar a la otra orilla en el lago atrapado en un vaso. Los fluidos químicos de nuestro cuerpo crean y transforman sustancias capaces de hacernos volar, unas veces. Otras ni siquiera sabemos aterrizar. Medicina-química que nos recitarían los técnicos.

La mente se despierta y como si escuchara voces desde lugares distantes transforma momentos idílicos en situaciones escabrosas, difíciles de superar. Son acantilados que surgen a tu paso. Empiezas a temer si caerás en uno de esos precipicios. Los miedos te amenazan y buscas donde asirte. Un punto de apoyo donde enganchar tu mano. Una luz que ilumine esa oscuridad que se crea a tu paso. Para vencer esa fuerza que te empuja a caminar, hacia adelante pero a ciegas. Te obliga a decidir, cuando no te sientes con ganas.
Esperas que aparezca, ella y te susurre. Como siempre crees que estará, ahí y te dirá. No te rindas. No te rindas. Detrás de una noche siempre viene un nuevo día. Te acaricia los cabellos, te gime al oído, te orienta en tu oscuridad, te guía en los momentos de desorientación. Ella que siempre está. Y si un día se harta. Y si un día desaparece. Y si un día te necesita y no estás. Y si un día…

La música de sus palabras puede guiarte, acunarte, llevarte en volandas. Ella estará, debes cuidarla, para que suene cuando necesites oírla.

Ella que mira por tus ojos, ojos que no ven más que por ella. Entre algodones ponla, para que su suavidad te llegue. Es frágil como un cristal, aunque parezca fuerte. Sabe ocultar su necesidad de ti. Dale sin que lo pida. Nunca te mostrará su necesidad. No esperes a que la noche caiga y extienda su oscuridad, atrapándote solo.
 Sería tu perdición. Sin luz no ves, es ella tu candil. Pero se alimenta del ungüento maravilloso que es el amor. Que no le falte. Ella siempre te susurrará, no te rindas, no te rindas.








En este enlace podéis pinchar si queréis seguir la publicación de los textos del libro SALPICADURAS .
Ya tenéis los tres primeros  relatos completos,
pronto el cuarto.
UN HOMBRE DE GAFAS NEGRAS.


con las ilustraciones de
José L. Martínez REBOTE.

2 comentarios:

  1. Gracias por permitirme "encontrarte" en este lugar y escuchar esta deliciosa canción que casi es como una maravillosa señal que mi alma estaba esperando.
    Me gusta tu texto, me gusta tu estilo (eso lo sabes)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta saberte
    En este otro mi rincón, tu rincón
    Gracias María…Bsts…

    ResponderEliminar