lunes, 5 de abril de 2010

Todo Pasó.Una Vez Más.

Todo pasó.Una vez más.

La senosuidal vital marca un valle. Volvemos al fondo, los días van discurriendo, los inventos se van agotando, vuelta a empezar. Nos hemos creado secuencias de vida, para envolver los instantes infinitesimales que nos forman. Terminó otro álgido intervalo para ir cayendo hasta la honda concavidad. Así, ya sólo queda mirar hacia arriba y volver a escalar.

Después de la tempestad viene la calma, que dijo un sabio observador. Creamos una ficción tan rodeada de altibajos que, tal como está, si no tenemos esas variaciones, no respondemos a la vida. Cuanto más abruptas son las crestas más decimos de haber vivido. Sin percatarnos que de esas cimas no sabemos bajar suavemente, después viene el pozo.

Y si consiguiéramos allanar esas sinusoidales, no insuflaríamos granos en nuestro mecanismo temporal de arena. Pienso.

Los años van transcurriendo y lo más importante es no darse cuenta. Cuando logramos que transcurran a velocidad de vértigo es buena señal, aunque pueda pensarse lo contrario. Si logramos no percatarnos de su acumulación es porque está formado por momentos felices que son fugaces para nuestra percepción, se crean y destruyen a la velocidad de la luz. En cambio cuando su contenido son calamidades y destrozos almáticos, sufrimos tanto que cada milésima mota de polvo nos parece el guijarro más grueso y duro de pasar.

Por ello digo, observemos nuestro montón de arena que sobrevoló sobre nosotros como duna móvil, trasladado por la brisa sin pedirnos permiso, pero agradándonos con innumerables bellos paisajes perceptibles en nuestra corta presencia por esta cordillera sinuosa en la que nos tocó vivir.

Si nos conformamos en pretender ser parte de las fósiles dunas nuestro momento pasará sin ver ni disfrutar más que, puede que un bello paisaje, pero de una sola visión del mundo.

Mientras vuelo sobre tu persona, impregnaré de mi fragancia tus sentidos, escuché silbar a la brisa marina acariciando mi rostro observando el tuyo. Por tu sonrisa supe de tu percepción de sus caricias. Me encanta verte sonreír. Disfrutemos de Jeff y Eric, buena vuelta a la Choza rutina.

(Si Prefieres a Jeff.El que veía más allá. Vente)






En este enlace podéis pinchar si queréis seguir la publicación de los textos del libro SALPICADURAS .
Ya tenéis los tres primeros  relatos completos,
pronto el cuarto.
(UN HOMBRE DE GAFAS NEGRAS)


con las ilustraciones de
José L. Martínez REBOTE.



1 comentario:

  1. Nos ha gustado tu blog, nos gustaria que dieras de alta tu web en nuestro directorio de blogs www.directorioguia.es ; Saludos

    ResponderEliminar