jueves, 22 de abril de 2010

La Pachamama.

La Pachamama.

Volver al origen no es retroceder, quizás caminar hacia el saber.



Un tirón de orejas recibí, de mi maquinita preferida. La que me ayuda a ver más allá. Un primer informe le llegó: Se sale por peteneras, nos cuentas asuntos oníricos. No, No. Ella está situada rodeada de naturaleza y siente más.
La Pachamama, dicen los aymaras, los quechuas. Madre Tierra. Gaia. Gea. Gaya. Tantas denominaciones, hoy todos los noticiarios sacarán las pancartas verdes, llamaran a las conciencias a tomar medidas, a respetar, ay, ay, que bonito todo. Una fiesta. Qué bonito, todo.
 
Borreguitos, ya sabéis, hoy es el día de la Tierra.
Pero y mañana. Ya podemos acelerar, que llegamos tarde, corre, corre, que la gasolina no es tan cara, aún la puedo pagar. Además todos contentos, la plata de vuelta a su casa. De donde sólo salió en un periplo científico técnico muy eficiente. Esclavos de la locomoción. De la velocidad. Del consumo desmesurado, sin pensar en el ciclo de reposición de la naturaleza. Esquilmando los recursos de una Pachamama dolorosa, sumisa. Aunque a los románticos nos guste, aunque alguna vez nos afecte, decir que se revela con los terremotos, erupciones u otros accidentes meteorológicos.


Como nos cuenta de una forma alegre, para que sea más amena, más atractiva y menos rechazable, nuestro amigo el mad monkey de Macaco. Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber. Si observamos los mal llamados indios incivilizados, los que quedan pues son testigos a exterminar de una forma de vida respetuosa con el ecosistema que no interesa a las grandes explotadoras, a las esquilmadoras, a las productoras del nuevo dios alta velocidad. Claro que después no reparten, no tienen tiempo, están muy ocupados ideando otra forma de alienar al rebaño.
O nadie se pregunta por qué no se descubren más rápidamente otras formas rentables de producir energía. Cuanto ellos hayan tomado el poder en esas industrias, el paso en dejar el petróleo y sus derivados tendrá los días contados. Entre tanto exprimirán el limón, hasta que el amargor de su cáscara nos desgarre lentamente nuestras ansias de endulzar esas otras alternativas.

Por ello no hay día de la Pachamama, La Pachamama es la fiesta, nuestro deber es cuidar que las cosas marchen. 
Evitar que cuatro energúmenos, poderosos, pero sin escrúpulos exploten la salud de la vida para nuestros hijos. Hagamos un poco cada uno. Hasta los elefantes pueden caer cuando el ejército de pequeños insectos se ceba con él por no estar en su sitio.
(PD.Espero te haya gustado mi comentario, hoy.OO.)
(Seguimos con Mad Monkey y Macaco, MOVING,aquí)



En este enlace podéis pinchar si queréis seguir la publicación de los textos del libro SALPICADURAS .
Ya tenéis los cuatro primeros  relatos completos,
pronto el quinto.
MI SUEÑO...SE PIERDE EL TREN
con las ilustraciones de
José L. Martínez REBOTE.





4 comentarios:

  1. Pachamama, madre amorosa y desprendida con sus hijos, más pronto que tarde, es también colosalmente eficaz a la hora de sacudirse los parásitos. Y algunos de estos, en la escala temporal que rige el devenir de Pachamama, llevamos apenas la millonésima parte de un segundo sobre su generosa y fructífera piel. Preguntémonos: quién corre peligro, ¿Pachamama?, ¿o más bien esos otros seres que, patéticos, pensándose la cúspide de una ilusoria creación divina y, por tanto, imperecederos e infalibles a imagen y semejanza de su "criatura"; no son más que sanguijuelas condenadas a una extinción cierta y a no muy largo plazo por el modo en que están abusando de la sangre del ser que les dió la vida; de sú única y verdadera madre: Pachamama?

    ResponderEliminar
  2. Que no mueran los románticos.
    Que la Pachamama mande al garete a sus chinches.
    Estaría bien ver el final, aunque pereciera
    en ello.
    El grito de bien merecido, sería la última voz.

    ole tus web..os conmino a leerlas.León

    ResponderEliminar
  3. Para eso,cualquier sitio es bueno.
    Eres la máquine.

    Después colocaré en face.
    el cartelito de la propuesta
    de creación relataria: ESTE NO ES EL FORO.

    uN ABRAZO, risas.

    ResponderEliminar