domingo, 28 de noviembre de 2010

Y Qué es esto, Y quién es?

Y Qué es esto, Y quién es?
Tienes una página de papel en blanco, delante, fantasmagórica, plena, magnánima contigo. Se presta a que la estrenes, le rompas el inmaculado color que transmite al reflejo de la luz. Y te preguntas por qué, por qué he de ser yo.
No encuentras la respuesta, pero alguien te dice. Joder, pues claro a ello. 
Eres tú, es tuya, desparrama tus cálidas líneas de tinta, refleja tu pensamiento y transmítelo. Son ellos los que mediante un gesto. Mediante un comentario, mediante una crítica. Son ellos los que después de haber dedicado su tiempo, parte de su existencia te dicen algo, un ínfimo movimiento que te llena. Es la chispa que prende la fogosidad que te hace decir aquello que te susurró la musa al verte cavilar.
La terapia íntima, puede ser. La terapia colectiva, puede ser. La mezcla de opiniones, las misceláneas de dichos y diretes, las imágenes compartidas, las  conversaciones robadas, los gestos captados. Oí a un poeta decir que no quería leer a los demás para contaminar su estilo. Era coña, lógicamente. 
Gracias al mestizaje comprendemos la perfección, lograda con lo mejor de cada uno de nosotros. Pues cada uno tiene que aportar un pequeño grano a esta montaña, que es la vida. E cuestión de querer remar en la dirección de la corriente o en contra.  Mas que pueda parecer que no, la deconstrucción es necesaria para lograr una obra perfecta. Ninguno genio consiguió jamás esculpir la pieza perfecta a la primera.
Por eso la página nívea te llama a romper el maleficio. Y te preguntas, quién es, qué es…
Y te respondes, no sé, pero algo hay, algo queda…
Aunque sea una melodía sublime que arrebata unos minutos de sensaciones llenas de glorioso estallido excitante.
La gloria la escribe quien no escribe, sino quine lee, quien escucha y quien vela por su estirpe. Quién comparte el qué en una tertulia, o quienes abordan la copa de bourbon meciéndola para que el cubo se deshiele, porque le interesa más lo que comparte. Ey juuuu, va por ustedes, melódicos locos que pierden su tiempo con los locos creadores. Ey yuuu…

2 comentarios:

  1. Cristina Gomez Quintero29 de noviembre de 2010, 15:17

    TE SEGUIRÉ LELLÉNDO ME LO RECOMENDO MI MONI

    ResponderEliminar